La historia tras las uñas pintadas

historia-uñas-pintadas Se me complica escribir sobre algo que, lamentablemente, no tengo la suerte de llevar a cabo seguido: pintarme las uñas. Digo lamentablemente porque nunca tuve la suerte de tener unas uñas largas y fuertes, sino que son más bien uñas quebradizas y débiles. Pero quién sabe… nunca es un mal momento para conocer sobre éste acto tan simple y estético de pintarse las uñas.

Con esta escasa experiencia en el tema, empecé a investigar acerca de la historia tras las uñas pintadas. Según leí en wikipedia, el esmalte de uñas sintético fue introducido a principio del Siglo XX, pero se usaban las uñas pintadas desde los años 3500 a.c. en la antigua realeza egipcia. Las mujeres egipcias aplicaban un tinte negro sobre sus uñas para así pintarlas. Los colores más brillantes eran asignados a las familia real y a las reinas de Egipto. Cleopatra, por ejemplo, prefería el rojo oscuro. Los egipcios obtenían los colores deseados a partir del siguiente proceso: usaban henna haciendo sus uñas naranja, que posteriormente se tornarían rojo oscuro o marrón después de que la mancha haya madurado.

Más adelante, en los años 3000 a.c aproximadamente, los chinos usaban de esmalte laca hecha de goma arábica, clara de huevo, cera de abeja y gelatina. En esta cultura, los nobles se pintaban las uñas de colores dorados, plateados y rojos, mientras que las clases bajas podían usar solo tonos pasteles.

También, en otras culturas como en Egipto y Roma, los comandantes militares se pintaban las uñas de rojo antes de ir a la guerra.

Durante los siglos, los diversos tipos de esmaltes fueron usados según su moda y cultura, realizado por diferentes productos naturales que no duraban más de unas horas en las uñas. En sí el color de uñas moderno surge posteriormente al descubrimiento y perfeccionamiento de pintura para coches.  La empresa Cutex en el año 1917 toma una idea de ésta pintura y crea esmaltes para uñas de colores brillantes. El esmalte sintético fue introducido alrededor del año 1920 en París. A partir de eso la Primera Dama, Eleanor Roosevelt, fue la primera en usar colores sólidos en sus uñas y comenzó el boom de los esmaltes.

Nunca hubiera imaginado la larga historia que escondía éste acto de belleza tan simple y cotidiano para tantas. Así que, para quienes dudan o no encuentran tiempo para hacerse las manos.. ¡a encontrarlo! Sigan mi ejemplo, mis uñas se están secando mientras termino de escribir ésta entrada. 🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s